Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

See other formats


LECCIÓN 8 



¥ 



Referencias: 

Éxodo 11, 12; 

Patriarcas y profetas, 

págs. 279-285. 



\z: 



Versículo para 
memorizar: 

"El ángel del Señor 

3 protege y salva a 

los que honran al Señor" 

(Salmos 34:7). 



Objetivos: 

j2¡ jSj Los alumnos: 

1 / Sabrán que Dios 

1 / envió a su Hijo 

V V a salvarnos. 

Se sentirán contentos 

porque Dios 

tiene un camino de salida 

para cada dificultad. 

Responderán alabando a Dios 

por su liberación. 



t> 



Mensaje: 

Adoramos a Dios 
cuando lo alabamos 
por rescatarnos del pecado. 



La sentencia 
de muerte 



Tema del mes 

Mostramos nuestro amor a Dios cuando lo adoramos. 

Un vistazo a la lección bíblica 

El faraón se niega a responder a las advertencias de Dios. 
La décima plaga es la más terrible de todas: la muerte de los 
primogénitos. Es un tiempo de temor y a la vez de esperanza 
para los israelitas. Durante todas las generaciones recordarán 
no solamente su liberación de Egipto, sino también que Dios 
envió a su Hijo para salvarlos de una esclavitud peor, la escla- 
vitud del pecado. 

Esta es una lección acerca de adoración 

Dios usó la décima plaga para demostrar su gran amor por 
su pueblo y las consecuencias del pecado. Él los liberó. Usó 
también la ocasión para llamar la atención hacia su plan de 
salvar al mundo del pecado. Nosotros también tenemos esa 
opción. Adoramos a Dios cuando lo alabamos por salvarnos 
del pecado. 

Para el maestro 

"La pascua había de ser tanto conmemorativa, como sim- 
bólica. No sólo recordaría la liberación de Israel, sino que tam- 
bién señalaría la liberación más grande que Cristo habría de 
realizar para libertar a su pueblo de la servidumbre del peca- 
do... No bastaba que el cordero pascual fuese muerto; había 
que rociar con su sangre los postes de las puertas, como los 
méritos de la sangre de Cristo deben aplicarse al alma. 
Debemos creer, no sólo que él murió por el mundo, sino que 
murió por cada uno individualmente... 

El hisopo usado para rociar la sangre era un símbolo de la 
purificación... 

El cordero había de prepararse entero, sin quebrar ninguno 
de sus huesos. De igual manera, ni un solo hueso había de 
quebrarse del Cordero de Dios, que iba a morir por nosotros" 
(Patriarcas y profetas, págs. 281, 282). 

Decoración del aula 

Vea la lección 5. 



66 LECCIÓN OCHO 



ADORACIÓN 



Desarrollo del programa 



Sección 

Bienvenida 



Minutos 

Permanente 



o 



Actividades 

Recibir a los alumnos a 
la entrada. Escuchar sus 
problemas o motivos de 
gozo 



Materiales necesarios 

Ninguno 



o 



Motivación 


hasta 10 


A. Primarios al rescate 


Juguetes de material suave 






B. Hombre al agua 


Dos salvavidas, hilo 






C. Servicios de rescate 


Bombero 


Oración y 


hasta 10 


Compañerismo 


Ninguno 


alabanza* 




Cantos 








Misiones 


Folleto Misión para niños 






Ofrenda 


Recipiente de la ofrenda 






Oración 


Cruz, hojas pequeñas de papel, 
tachuelas 



Lección bíblica 



hasta 20 



Experimentando 
la historia 



Versículo para memorizar 
Estudio de la Biblia 



Vestimenta de tiempos 
bíblicos, marco de puerta hecho de 
cartón, salsa de tomate "ketchup", 
ramitas, galletas, platos de cartón, 
mesas, maleta o bolsa, ropa para 
empacar, corderos de juguete 
Ocho globos, tiras de papel, Biblias 
Biblias 



o 



Aplicando 
la lección 



hasta 15 



Rescatados 



Pizarrón o pizarra metálica, tiza o 
marcadores; borrador con la palabra 
"Jesús". 



O Compartiendo 
de la lección 



hasta 15 Equipo de rescate de Dios Tarjetas, tijeras, alfileres 

lápices de colores de cera o marcado- 
res, perforadora de papel 



En cualquier momento del programa se puede orar o alabar a Dios con un canto. 



LECCIÓN OCHO 67 



ENSENANDO LA LECCIÓN 



Se necesitan: 

• animales de 
juguete de 
material suave 



Se necesitan: 

• dos salvavidas 
(inflables) 

• cuerda. 



Bienvenida 

Dé la bienvenida a sus alumnos en la puerta del aula. Pregúnteles cómo les ha ido 
en la semana. Qué cosas les alegran o preocupan. Pida a sus alumnos que repitan el 
versículo para memorizar de la semana pasada y anímelos a contar alguna experien- 
cia en cuanto al estudio de la lección de la semana pasada. Comiencen con la 
actividad de motivación que usted haya elegido. 



o 



Motivación 



Elija la actividad o actividades más apropiadas para su situación. 

A. Primarios al rescate 

Antes de comenzar el programa de Escuela Sabática, coloque juguetes de 
material suave fuera del alcance de sus alumnos. Necesita un juguete por cada 
cuatro o cinco alumnos. 

Diga a sus alumnos: Hay aquí un [nombre del animal de juguete] perdido 
esta mañana. ¿Me pueden ayudar a encontrarlo y rescatarlo? Deje que sus 
alumnos encuentren la forma de "rescatar al "animar 7 . 

Reflexiones 

Pregunte a sus alumnos: ¿Cómo rescataron el animal? ¿Han necesitado 
alguna vez que alguien los rescate? Esta mañana escucharemos la forma 
como Dios rescató a los israelitas y cómo nos recuerda eso la forma como nos 
rescata del pecado. Y eso es lo que dice nuestro mensaje de hoy: 



t> 



ADORAMOS A DIOS CUANDO LO ALABAMOS 
POR RESCATARNOS DEL PECADO. 
Díganlo junto conmigo 



B. Hombre al agua 

Prepare con anticipación dos hilos de 1,5 metros. Ate a cada salvavidas una 
cuerda de 1,5 metros. Diga a sus alumnos: Ha habido una terrible tormenta y 
todos han sido lanzados al mar. Este es el único oficial del barco que ha que- 
dado a bordo. Tiene un salvavidas. Se los va a lanzar a ustedes. Cuando uno de 
ustedes logre pescarlo, puede correr hasta la seguridad del barco y entonces 
lanzar el salvavidas a otra persona en su grupo. El oficial debe seguir lanzan- 
do el salvavidas hasta que todos los pasajeros del barco hayan sido rescata- 
dos. 

Reflexiones 

Pregunte a sus alumnos y espere la respuesta: ¿Cuan difícil fue rescatar a los 
tripulantes? ¿Cómo piensan que sería si en realidad se estuvieran ahogando? ¿Te 
gustaría entonces que te rescataran? Cuando Adán y Eva pecaron. Dios tenía pre- 
parado un plan de rescate. Es por ese plan que todos nosotros somos rescatados 
del pecado, si así lo elegimos. De eso se trata nuestro mensaje de hoy: 

f — \ ADORAMOS A DIOS CUANDO LO ALABAMOS 
V — y POR RESCATARNOS DEL PECADO. 
Díganlo junto conmigo 

C Servicios de rescate 

Invite a un bombero a venir a su clase de Escuela Sabática para hablarle a sus 
alumnos acerca de su trabajo y mostrarles parte de su equipo de rescate. Deje que 
sus alumnos hagan preguntas. (Si no puede conseguir un bombero, puede invitar 
a un "Guía mayor que les presente métodos de primeros auxilios.) 



68 LECCIÓN OCHO 



Reflexiones 

Dé gracias al bombero por su visita y diga a sus alumnos: El trabajo de bombe- 
ro es muy importante. Los bomberos rescatan del fuego a las personas y salvan 
muchas vidas. Cuando Adán y Eva pecaron. Dios puso en marcha la misión de 
rescate más grande de todos los tiempos. Como resultado, todos podemos tener 
ahora el regalo de la vida eterna. Nuestro mensaje de hoy dice: 

l — \ ADORAMOS A DIOS CUANDO LO ALABAMOS 
^ — S POR RESCATARNOS DEL PECADO. 
Repítanlo conmigo 



Se necesita: 

• bombero o 
Guía mayor 




i 



<t 




Oración y alabanza 




en 
cualquier 
atiento 



Compañerismo 

Comparta los problemas o pesares y los motivos de gozo de los alumnos, según lo han 
expresado al entrar (y si es apropiado). Haga que sus alumnos den a conocer sus experiencias 
con respecto al estudio de la lección de la semana pasada y repase el versículo para memori- 
zar de esa lección. Celebre los cumpleaños, acontecimientos especiales o logros de sus alum- 
nos. Dele una cálida bienvenida a todos los visitantes. 

Cantos sugerentes 

"Alabemos con música a Cristo" (Alabanzas infantiles, n° 1). 
"Canto a mi Jesús" (Alabanzas infantiles, n° 3). 
Te amo mi Señor Jesús" (Alabanzas infantiles, n° 14). 
"Yo tengo gozo" (Himnario adventista, n° 458). 
"Cantad alegres al Señor" (Himnario adventista, n° 1). 

Misiones 

Cuente una historia del folleto Misión para niños. Enfatice el concepto de adoración en esa historia. 



Ofrenda 

Pregunte a sus alumnos y espere la respuesta: ¿Qué harían si vieran a alguien 
que se estuviera ahogando?. (Tratar de rescatarlo o llamar a alguien para que lo 
ayude.) ¿Qué harían si vieran que se estaba quemando una casa? Muchas perso- 
nas en el mundo necesitan ser rescatadas, no de ahogarse, ni de un incendio, 
sino del pecado. Cuando damos nuestras ofrendas ayudamos a las personas a 
aprender acerca del plan de rescate de Dios para salvarlos. 

Oración 

Prepare con anticipación una cruz de madera o de papel, lo suficientemente 
grande como para que sus alumnos peguen en ella sus peticiones de oración. 

Dé a cada alumno una hojita de papel y diga: Escriban o dibujen algo por lo 
que les gustaría que Dios los perdonara y algo por lo que les gustaría darle las 
gracias. Cuando terminen peguen su papel en la cruz, usando para ello una 
tachuela. Pida a sus alumnos que se coloquen alrededor de la cruz y ore dando gra- 
cias por su plan de rescate, por perdonarnos nuestros pecados y por todas las cosas 
maravillosas que hace en favor de nosotros. 



Se necesita: 

• recipiente 
para la 
ofrenda 



Se necesi- 
ta: 

• cruz de 
madera o 
cartón 

• hojas de 
papel 
pequeñas 



LECCIÓN OCHO 69 



a 



Lección bíblica 



Se necesita: 

• vestimenta de tiem- 
pos bíblicos 
marco de puerta 
salsa de tomate 
ramitas 
galletas 

platos de cartón 
mesas 

maleta o bolsa 
ropa para empacar 
corderos de juguete 



Experimentando la historia 

Si cuenta con un grupo grande 
necesita pedirle a los padres que ayu- 
den trayendo maletas y ropa para 
empacar. Pida a un hombre que se 
vista de Moisés y cuente la historia. 
Cuando Dios hable, pida a un maes- 
tro que lea esas líneas o tenga con 
anticipación grabada la voz. 

Personajes: Moisés, 'Voz de Dios", 
pueblo de Israel (forme con sus alum- 
nos grupos familiares con un papá, 
una mamá y dos o tres hijos.) 



Lea o cuente la historia 

Hola, niños y niñas. Me llamo 
Moisés. Dios me ha dado un trabajo 
especial. Nueve veces fui con el faraón 
y le pedí que dejara ir a los israelitas. 
Nueves veces el faraón dijo que no. Así 
que Dios envió plagas sobre la tierra de 
Egipto. El agua se volvió sangre. Ranas, 
mosquitos y moscas cubrieron la tierra. 
El ganado se murió. A la gente le salie- 
ron terribles úlceras. Una tormenta de 
granizo destruyó la mayoría de los 
sembrados y lo poco que quedó se lo 
comió la langosta. Durante la última 
plaga hubo oscuridad por tres días. 
Después de eso el faraón me dijo que 
si iba a verlo de nuevo, tuviera por 
seguro que me mataría. Ahora Dios me 
ha comunicado acerca de la última y 
más terrible de las plagas. 

-Habrá una última plaga, -dijo 
Dios-. Después de esta plaga el faraón 
dejará ir a mi pueblo. A medianoche 
enviaré un ángel de la muerte por la 
tierra de Egipto. Cada hijo primogénito 
morirá. Pero voy a proteger a mi pue- 
blo si hacen lo que les voy a pedir que 
hagan. 

(Moisés pide a los israelitas que vengan 
y se acerquen.) Vengan, israelitas. 



Escuchen las instrucciones de Dios. 
Síganlas atentamente y estarán a salvo. 
Si las ignoran, alguien en su casa va a 
morir. 

Cada familia debe elegir un cordero 
de un año que no tenga ningún defec- 
to. En cuatro días más, a la hora de la 
puesta del sol, el padre de cada familia 
debe matar el cordero y apartar un 
poco de su sangre. Apliquen esa san- 
gre a los lados y encima de los postes 
de la puerta de entrada de su casa. 
Después de esto nadie debe salir de la 
casa hasta la mañana siguiente. 

Dios enviará muerte por toda la tie- 
rra de Egipto. Morirá el primogénito de 
cada familia. Ésta es la promesa de 
Dios para ustedes. Él pasará por alto 
las casas que tengan la sangre untada 
en los postes de la puerta. 

Deben asar el cordero y comerlo 
con hierbas amargas y pan sin levadu- 
ra. Cómanlo con su túnica y sus zapa- 
tos puestos. Si sobra algo del cordero, 
quémenlo en el fuego. Si su familia es 
muy pequeña para acabarse todo el 
cordero, inviten a otra familia a com- 
partirlo con ustedes, pero ambos deben 
poner la sangre en los postes de sus 
casas. 

Cuando llegó el día, el pueblo de 
Dios siguió las instrucciones exacta- 
mente como Dios se los pidió. [El padre 
de la familia hace como que mata al cor- 
dero. Los niños usan ramitas para aplicar 
la "sangre" (salsa de tomate "ketchup") al 
marco de la puerta. Ponga la mesa y colo- 
que galletas en un plato. Todos toman un 
bocado de galletas.] 

Todos se quedaron en la casa hasta 
que escucharon gritos. (Moisés grita) -El 
ángel destructor ha pasado por la tie- 
rra. Han muerto los primogénitos de 
todos los egipcios, desde el siervo más 
humilde hasta el del faraón. El faraón 



70 LECCIÓN OCHO 



estuvo de acuerdo finalmente en hacer 
lo que Dios quiere y nos ha dicho que 
abandonemos el país. 

Rápidamente empacamos todas 
nuestras pertenencias. (Ponga ropa en 
maletas de viaje.) La gente le pidió a sus 
amos egipcios regalos de oro y plata. 
Todos reían y se gritaban unos a otros: 
-iSomos libres! ¡Somos libres al fin! 
(Todos dicen: ISomos libres!" ). 

Esta cena llegó a conocerse como 
Pascua. Los judíos todavía la celebran 
cada año para recordar la forma como 
Dios los rescató de los egipcios. Nos 
recuerda también a Jesús, quien vino a 
morir por nuestros pecados. Así como 
la sangre del cordero salvó a los primo- 
génitos en la primera pascua, también 
la sangre de Jesús nos salva a todos de 
nuestros pecados. Podemos quedar 
libres del pecado e ir al cielo, gracias a 
su muerte. 

Reflexiones 

Pregunte a sus alumnos y espere la 
respuesta: ¿Cuántos de ustedes son el 
hijo o hija mayor en su familia? Si 
hubieran estado allí, ¿qué hubieran 
pensado al escuchar acerca de esta 
última plaga? ¿Cuan cuidadosamente 
habrían puesto la sangre del cordero 
en el marco de la puerta? ¿Habrían 
puesto un poquito o mucha? ¿Cómo se 
hubieran sentido al escuchar al ángel 
pasar por su casa? ¿Por qué se le llama 
a Jesús algunas veces el Cordero ? 
Podemos estar felices porque Jesús 
tomó nuestro lugar y murió por nues- 
tros pecados para que nosotros tam- 
bién, al igual que los israelitas, pudié- 
ramos estar libres del pecado. Vamos a 
decir juntos nuestro mensaje de hoy: 



H k ADORAMOS A DIOS CUANDO 

L_ y LO ALABAMOS POR 

^ RESCATARNOS DEL PECADO 



Versículo para memoi izar 

Anote las frases del versículo para 
memorizar, una por una, en tiras de 
papel, según se indica a continuación. 
Enrolle las tiras y coloque una dentro 
de cada globo. Infle los globos. Deje 
que sus alumnos revienten los globos, 
saquen las tiras de papel y traten de 
poner en orden las palabras del ver- 
sículo. Si no lo hacen bien, ayúdelos a 
encontrarlas en la Biblia. Mezcle las 
tiras y pídales que lo hagan de nuevo. 
Repita la actividad hasta que aprendan 
el versículo. 

El ángel/ del Señor/ protege y 
salva/ a los que honran/ al Señor/ 
(Salmos 34:7) 

Estudio de la Biblia 

Diga a sus alumnos: Cuando Adán 
y Eva pecaron, le crearon un proble- 
ma a Dios. Vamos a leer la primera 
parte de Romanos 6:23 para ver cuál 
era ese problema. Léanlo juntos. ¿Qué 
significa eso? (Cuando hacemos lo 
malo, nos separamos de Dios y tene- 
mos que morir.) Pero Dios tiene un 
plan de rescate: Vamos a leer el resto 
del versículo. Dios nos dio un regalo 
que quita los resultados del pecado. 

Forme cuatro grupos de alumnos y 
dé a cada alumno un versículo. Pida a 
sus alumnos que lean su versículo y 
digan lo que piensan que significa. 
Deje que lo informen al resto de la 
clase. 

Romanos 5:8 

Efesios 2:4, 5 

1 Juan 1:9, 10 

Romanos 8:32 

Reflexiones 

Pregunte a cada grupo: ¿Qué dice 
su versículo? ¿Qué les dice acerca del 
plan de rescate de Dios? ¿Qué pien- 
san acerca del plan de Dios para res- 
catarlos del pecado? Dios rescató a 



Se necesitan: 

• ocho globos 

• tiras de papel 



Se necesitan: 

• Biblias 



LECCIÓN OCHO 71 



los israelitas en Egipto. Cuando Dios 
los rescató, les dio una fiesta especial 
para recordarles que Jesús vendría a 
morir por sus pecados. ¿Qué fiesta 
era esa? Veamos Éxodo 12:13, 14. 
Cuando vino Jesús, nos dio otro ser- 
vicio para reemplazar la pascua, 
¿Sabes cuál es? (Servicio de comunión 



o santa cena.) Podemos darle gracias 
a Dios por darnos un recordativo y 
por rescatarnos del pecado. Vamos a 
decir juntos el mensaje de hoy: 



n ADORAMOS A DIOS CUANDO 

LO ALABAMOS POR 
RESCATARNOS DEL PECADO. 



o 



Se necesita: 

• pizarrón o 
pizarra metáli- 
ca 

• tiza, o marca- 
dor 

• borrador con 
la palabra 
Jesús 

• himnario 
infantil 



& 



Aplicando la lección 



Recatados 

Diga a sus alumnos: Dios protegió 
a los israelitas del ángel de la muerte 
al pedirles que colocaran la sangre 
del cordero en los postes o marco de 
la puerta de su casa. ¿Por qué les 
pidió que celebraran la pascua cada 
año? (Para recordarles que los había 
liberado de los egipcios y para recor- 
darles que Jesús vendría a morir por 
sus pecados.) 

¿Cuáles son algunas de las cosas 
incorrectas que hacemos? (Anime a 
sus alumnos a comentar y haga una 
lista de ello donde todos puedan verla.) 
¿Qué podemos hacer para deshacer- 
nos de nuestros pecados? (Pedir a 
Dios que nos perdone y nos ayude a 
cambiar nuestros caminos.) ¿Qué pasa 
entonces? (Siendo que Jesús murió por 
nosotros, Dios puede borrar nuestros 



pecados.) Dé a cada alumno la oportu- 
nidad de venir al pizarrón y borrar un 
pecado mientras dice: "Alabo a Dios 
por rescatarme del pecado". 

Reflexiones 

Pregunte a sus alumnos: ¿Cómo se 
sienten con respecto al plan de Dios 
para perdonar sus pecados? (Feliz, 
agradecido, etc.) ¿Qué les dice ese 
plan con respecto a Dios? (Dios nos 
ama mucho. ) Vamos a cantar "Es el 
amor divino'' (Himnario adventista, n° 
519). Dios mostró su amor al rescatar 
a los israelitas y envió a Jesús para 
rescatarnos a todos del pecado. 
Vamos a decir juntos nuestro mensa- 
je de hoy: 



H iv ADORAMOS A DIOS CUANDO 

LO ALABAMOS POR 
RESCATARNOS DEL PECADO. 



q> 



72 LECCIÓN OCHO 



& 



Compartiendo la lección 



Equipo de rescate de Dios 

Distribuya los materiales. Recorte 
círculos de 4,5 cm de diámetro y haga 
un orificio en la parte de arriba. Pida a 
sus alumnos que dibujen un salvavidas 
en el círculo y anoten en el centro 
"Equipo de rescate de Dios". Pase un 
alfiler de seguridad a través del orificio 
y pegúelo en la camisa o vestido de 
sus alumnos. Pregunte a sus alumnos: 
¿Qué hubiera pasado si Moisés no les 
hubiera dicho a los israelitas el plan 
de rescate de Dios? (El primogénito de 
cada familia habría muerto.) ¿Qué 
pasará si no damos a conocer el plan 
de salvación de Dios para este 
mundo? (No podrán saberlo. No 
podrán estar listos cuando venga 
Jesús.) Todos podemos ser parte del 
equipo de rescate de Dios y contarle 
a otros acerca de él y de su plan de 
salvación. Forme grupos de dos alum- 



nos y haga que practiquen lo que le 
dirán a las personas que les pregunten 
qué significa su distintivo. 

Reflexiones 

Pregunte a sus alumnos: ¿Qué van 
a decir cuando alguien les pregunte 
qué significa su distintivo? (Dios 
envió a su Hijo Jesús a morir por nues- 
tros pecados.) ¿Vino Jesús a rescatar 
sólo a cierta clase de personas? (No ; 
Jesús vino a rescatarnos a todos.) 
Vamos a portar nuestros distintivos 
cuando nos vayamos a casa. Cuando 
la gente nos pregunte acerca de ellos, 
podemos decirles a todos que Dios 
desea rescatarlos del pecado. Vamos 
a decir juntos nuestro mensaje de 
hoy: 



Se necesitan: 

• tarjetas 

• tijeras 

• alfileres de 
seguridad 

• lápices de 
colores de 
cera o marca- 
dores 

• perforadora 
de papel 



t> 



ADORAMOS A DIOS CUANDO 
LO ALABAMOS POR 
RESCATARNOS DEL PECADO. 



Clausura 

Pida a sus alumnos que formen un 
círculo alrededor de la cruz que se usó 
durante la sección de "Oración". Ore 
porque Dios les brinde oportunidades 
de decirles a otros que está listo para 
rescatarlos del pecado. 



LECCIÓN OCHO 73